Serluna

Switch to desktop Register Login

Ventajas de las proteínas vegetales frente a las de origen animal

Por Natursoyalt

•    Son menos acidificantes de nuestra sangre, pues van acompañadas de más minerales.
•    Contienen menos purinas y se eliminan mejor.
•    En los intestinos se fermentan y no se pudren como las de la carne. La vitalidad de la carne baja al momento mientras que las proteínas vegetales duran hasta semanas sin perder vitalidad, por eso no se pudren sino que fermentan.
•    Contienen menos grasas y son insaturadas (beneficiosas para la salud).
•    No contienen colesterol.
•    Tienen fibra.
•    Sobrecargan menos el hígado y los riñones.
•    Fáciles de digerir.
•    Ideales para dietas bajas en calorías.
•    Son más baratas para nuestra economía y la del Planeta.

 

Es recomendable tomar las proteínas vegetales acompañadas de cereales ya que así se complementan y la UNP (utilización neta de proteínas) de la combinación resultante es considerablemente más alta que la de los mismos alimentos tomados individualmente.

Por ejemplo: si comemos 100g de tofu con 1 taza y ¼ de arroz integral obtenemos el 32% más de proteínas que si tomáramos estos alimentos por separado.

¿Sabías que las proteínas vegetales…?

A diferencia de las proteínas vegetales las proteínas animales contienen muchas purinas. Estas son sustancias que deben ser disueltas por el hígado y eliminadas por el riñón. Entre las purinas que abundan en la carne está la xantina, de acción excitante sobre el corazón y el cerebro, causa de la agresividad de los carnívoros. Las purinas de productos vegetales son menos dañinas por contener potasio y ser un diurético.
El riñón puede eliminar hasta 600 mgr. de purinas al día, siempre que esté sano, imaginar la saturación de purinas que existe en la alimentación actual, cuando con un filete de 150 gr. hemos cubierto la mitad de lo que el riñón debe de limpiar, todas estas toxinas son principio de enfermedades y problemas de piel, a la vez que es el sistema linfático el que recoge estas sustancias convirtiéndose en un estercolero, y este es un camino directo al cáncer y enfermedades degenerativas en general.

Cuando una persona decide hacerse vegetariana rápidamente salta la señal de alarma.
¿Dónde encontrarás las proteínas? ¿Verdad que sin carne no se puede vivir?
Las proteínas las podemos encontrar, evidentemente, en la carne, pescado y huevos pero también tenemos muchas otras fuentes.
Los lácteos (leche, quesos, yogures y otros derivados) son un tema aparte ya que algunos vegetarianos también lo consideran como proteína animal ya que la leche es una secreción animal.
La mayoría de los vegetarianos, en cambio, la consideran una proteína vegetal y la convierten en una de las proteínas base de su dieta ya que los lácteos son muy agradables y no hay que cocinarlos.
Desde hace unos pocos años la Soja y sus derivados (Tofu y Tempeh) han ido tomando protagonismo y es muy fácil encontrar ya estos alimentos en tiendas de productos naturales e incluso en algunos supermercados. Se pueden encontrar también en forma de hamburguesas, croquetas, frankfurts, patés, empanadas y muchas otras variantes.
El Gluten o Seitán se obtiene a partir del trigo y además de sabroso tiene un alto nivel de proteína. También se elaboran con él muchos productos listos para comer.
Las legumbres (lentejas, garbanzos, judías y porotos) siempre han sido las reinas de las proteínas vegetales y combinadas con algún cereal (arroz, mijo, cous-cous, etc…) aumentan el número de aminoácidos esenciales de la receta.
El alga Espirulina, la Klamath y la Clorela son una de las fuentes de proteína vegetal más potentes. Además son muy ricas en Hierro y otros muchos minerales.
La levadura de cerveza se podría considerar un alga marina pero terrestre ya que sus propiedades son muy similares a esta alga. Hierro, Zinc B12 y proteína son sus cualidades más destacables.
Los frutos secos como las avellanas, almendras y las semillas de sésamo tienen también su buena proporción de proteínas y nutrientes.
Los germinados de alfalfa, soja o lentejas también nos ofrecen una gran fuente de estos nutrientes.
La cebada cortada muy tierna contiene unos porcentajes elevados de proteína y además es muy remineralizante.
La verdad es que hacerse vegetariano es una opción personal que se ha de meditar muy bien antes de empezar. Hay que buscar un poco de asesoramiento para que no nos falten las proteínas, ni el hierro, ni la vitamina B12.
El trabajo físico, las personas que hacen mucho deporte, las etapas de crecimiento y el embarazo y la lactancia son unas de las situaciones que requieren más proteínas.
Nuestro consejo es que intentéis variar siempre el tipo de proteínas ya que cada una tiene sus ventajas y desventajas. Es una forma de no tomar nunca un exceso de un nutriente ni carecer de otros.
 
Autor: Natursoy
Articulista de Enbuenasmanos
visite nuestra pagina www.sabiduriatao.turincon.com


serluna le da las gracias a Juan Rendón por compartir el presente texto.