Serluna

Switch to desktop Register Login

Los aceites grasos

Por Martha Sánchez Llambí

"Hace más de 40 años, Johanna Budwig, brillante química-farmacéutica y física de Alemania, presentó clara y convincentemente, evidencia que establecía a los ácidos grasos esenciales como el nudo de la respuesta al problema del cáncer. Encontró que la sangre de pacientes seriamente enfermos siempre, sin excepción, carecía de ciertos importantes elementos esenciales, incluyendo fosfitos y lipoproteínas, y que aparecía una extraña sustancia verde-amarillenta.

Al cambiarse la dieta alimenticia de estos pacientes para que incluyera aceite de lino y queso tipo Cottage (cuajada), esta sustancia extraña desapareció y fue reemplazada por saludables glóbulos rojos, al tiempo que los fosfitos y las lipoproteínas reaparecieron casi milagrosamente.

La Dra. Budwig ha sido 6 veces nominada para el Premio Nobel, habiendo ejercido numerosos cargos de autoridad como asesora en el Gobierno y en la industria. Sin embargo, su investigación pronto la colocó en situación de enfrentamiento en ambos, tanto con la industria de las grasas y aceites, como con sus aliados dentro del gobierno, quienes impulsaron varios juicios en su contra - los cuales ella siempre ganó.

Ahora, a los 90 años, la Doctora aún sigue involucrada en la investigación y en instruir a pacientes y médicos en sus métodos para tratar el cáncer, los problemas cardíacos, diabetes, etc. Se dice que curó a muchos pacientes, que sacó del hospital para llevarlos a un lugar, en donde después de un tratamiento, de 2 a 3 semanas, la condición de estas personas se había revertido.

Tal como sabemos, los procesos vitales del ser humano dependen en gran manera del rol de la luz y sus transformaciones en fotones, electrones, etc. El aceite de lino (linaza) es rico en electrones que atraen los fotones solares, de modo que al ingerir aceite de lino también estamos ingiriendo luz.

Dice la Dra. Budwig: "no hay nada en la Tierra que tenga mayor concentración de fotones de energía solar que el hombre. Esta concentración de energía solar aumenta cuando ingerimos alimentos que contienen electrones, los cuales, a su vez, atraen las ondas electromagnéticas de los rayos del sol (fotones). Es el ser humano el que encierra en sí mismo el mayor potencial para la energía solar en la Tierra."

CONSIDERO LAS SIGUIENTES RECETAS DE GRAN UTILIDAD A LA VEZ QUE SABROSAS:

La COMBINACIÓN BUDWIG básica consiste de la siguiente mezcla:

- 1 cucharada sopera de aceite de lino (linaza) virgen, puro, prensado en frío y sin procesar.
- 1 cucharada sopera de queso tipo Cottage (Quark, ricotta o cuajada)

Lo anterior puede ingerirse solo o con el agregado de diversos ingredientes como sazonador de ensaladas, o con pan, con vegetales hervidos al vapor, etc.

- Por ejemplo, para hacer un Aderezo a la Miel y Mostaza basta con agregarle a la receta anterior una cucharadita de   miel y otra de mostaza de Dijon.
- Para un aderezo Verde Dorado, agregar espinaca picada, pepino, perejil, limón y eneldo.
- Para usarla con fruta, agregarle nueces picadas, semillas de amapola y/o linaza, canela, limón, etc.

Una manera fácil de usarla con huevos es: mezclar 2 huevos con 1 cucharadita de aceite de linaza y 1 cucharada sopera de queso Cottage desgrasado. Agregarle jitomate picado, cebollas picadas, chile verde fresco, hierbas de olor picadas y especias. Verter en un recipiente refractario y hornear a fuego suave.

Recomendaciones de la Dra. Budwig para una alimentación saludable:

- 3 a 4 porciones medianas de fruta diarias
- 2 a 6 tazas de vegetales
- pan y cereales integrales sin procesar
- pescado fresco (trucha arco iris que es especialmente rica en Omega 3)
- carne orgánica fresca
- agua embotellada mineral o purificada por ósmosis inversa, destilación y ozonización (tres vasos al día)

Un Dato Interesante: Para los indios Cherokee el lino era tan sagrado como la pluma del águila. Creían que esta pequeña semilla marrón capturaba energías del sol que eran vitales para los procesos corporales de la vida, y la usaban para alimentar a mujeres embarazadas, para curar enfermedades de la piel, artritis y desnutrición; incluso se las daban a los hombres para aumentar la virilidad.

QUEDA A TU BUEN CRITERIO Y DESEO HACER LLEGAR ESTA INFORMACIÓN A QUIEN PUEDA RESULTARLE ÚTIL.

Martha Sánchez Llambí