Serluna

Switch to desktop Register Login

La enfermedad ¿es física? *

Por Psic. Nina Mosti

 

La enfermedad como una transformación de lo que llamamos material, constituye un trastorno de la forma y la función. La enfermedad como padecimiento (pathos), como molestia, conforma inevitablemente un acontecimiento psicológico ya que puede ser communicable, transferible, capaz de despertar sentimientos y cambios en el otro, y es además, un acontecimiento social.

 


La enfermedad constituye también una historia, un trozo inseparable de la biografía de la persona y su entorno familiar o social.

A través de la historia han existido diferentes nociones acerca de la enfermedad. En la Antigua Babilonia, la enfermedad era considerada como una culpa, un pecado espiritual, una impureza moral; que exigía para su curación, el arte de la adivinación, ya que este pecado no era conocido por aquél que sufría sus efectos.

Para los Griegos, la enfermedad era un trastorno de la phisis, la materia natural. Las materias malas, debían ser eliminadas mediante la "catarsis", un medio físico de exoneración. Su causa primera era un castigo de los dioses por haber transgredido la ley moral.

El advenimiento del cristianismo, introduce una variante. Si bien puede decirse que Dios castiga el pecado con la enfermedad, lo más importante en la interpretación cristiana reside en que la enfermedad posee un sentido: poner a prueba a la criatura de Dios y ofrecerle la ocasión de merecer el cielo. La terapéutica dentro de este enfoque, se centra en la comunión con Dios.

El desarrollo de la ciencia introduce una nueva visión de la enfermedad. La causa primera es un "agente patógeno", sea físico, químico o biológico. La terapéutica es una técnica de combate, precisa y definida, con la causa. Este combate entre el médico y la causa se desarrolla en el hombre o mujer que sufre de la enfermedad y que se convierte en un espectador pasivo del tratamiento.

Dentro de la medicina contemporánea, el consenso predominante aunque no explícito, es que la enfermedad equivale a la distorsión o descompostura de un mecanismo que es necesario restaurar. Sin embargo, este modelo de pensamiento deja preguntas importantes sin responder:

1) ¿Por qué la enfermedad se produce en un determinado momento y no en otro?
2) ¿Por qué algunas personas enferman ante la presencia de un virus y otras no lo hacen?
3) ¿Por qué una enfermedad puede tener distintas evoluciones y localizaciones?
4) ¿Por qué se producen diferentes resultados con el mismo tratamiento?

La medicina nos permite comprender enfermedades pero no enfermos, sin que esto implique descartar su utilidad así como los progresos técnicos que ha aportado a la humanidad. 

Cuando profundizamos en el estudio de cualquiera de las enfermedades, descubrimos que la ciencia habitualmente nos esclarece el CÓMO (mecanismo) de la enfermedad, sin que nos ofrezca una respuesta con respecto al POR QUÉ (significado), que tanto interesa a cualquier enfermo.

Si nuestro pensamiento se orienta hacia la determinación de las causas, sean psíquicas o somáticas, permaneceremos alejados de la posibilidad de comprender los motivos, es decir EL SENTIDO DE LA ENFERMEDAD EN FUNCIóN DE LA TRAYECTORIA DE UNA VIDA.

En diferentes países ha surgido el interés por la investigación psicoanalítica de las enfermedades somáticas. Hay importantes aportaciones entre las que se encuentra la teoría de Luis A. Chiozza, dentro de la Escuela Argentina de Medicina Psicosomática. Las teorías desarrolladas por Chiozza poseen sus raíces principales en Freud, Weizsacker, Grodeck y Racker. Es una teoría profunda y coherente que proporciona un método destinado a investigar los significados de los trastornos somáticos, las condiciones de su aparición y su terapéutica.

Según la teoría psicosomática de Chiozza, un determinado trastorno corporal es un signo que se expresa y que representa un significado inconsciente particular. Sin embargo, comprender el significado inconsciente de un síntoma o trastorno, no implica que éste significado sea su causa. Lo que permite la comprensión del significado inconsciente o "lenguaje del órgano" dentro de la biografía de una persona, es la posibilidad de re-significar aquellos sentimientos inconscientes que encontraron expresión a través del cuerpo físico, dándole coherencia y la posibilidad de ser descargados a través de otra vía.

De esta forma puede lograrse una experiencia emocional transformadora orientada a influir sobre el curso de la enfermedad. Al saber y comprender qué es lo que la persona está expresando con los síntomas dentro del particular momento de la vida, podemos adquirir conciencia de que "la enfermedad no se trata de un hecho fortuito, sino pleno de sentido", puesto que "en el fondo de lo psíquico está lo corporal y en el fondo de lo corporal, lo psíquico."

Psic. Nina Mosti


* Texto basado enteramente en el Taller de Medicina Psicosomática en el Hotel Casa Maya, Cancún, México, en marzo de 2002, dirigido a médicos y psicólogos. Impartido por la Dra. Ana M. Spagnuolo de Iummato

Bibliografía:

Chiozza, Luis A. (1980) Trama y Figura del Enfermar y del Psicoanalizar. Ed. Paidós, Buenos Aires.
Dra. Ana María Spagnuolo de Iummato. Seminario en Medicina Psicosomática. (2002) Cancun, Quintana Roo.