Serluna

Switch to desktop Register Login

La mediocridad y el fracaso parte I

Por Psic. Laura Morán

FORMAN PARTE DEL HOMBRE CARENTE DE AUTOESTIMA

En la práctica diaria, se escucha más a menudo el maltrato dirigido hacia la mujer, y de ahí ha partido, como una necesidad, investigar el origen y buscar su protección legal. 

Por otra parte, aunque efectivamente el abuso hacia el "sexo débil" es más frecuente, también existe la contraparte, mujeres terriblemente lastimadas que en el afán de defenderse, y de sanar su ego herido, olvidan su parte sensible, tomando el papel del "macho" y maltratan, física, emocional y psicológicamente ya sea a su compañero, esposo, hijos, empleados domésticos, etc.

El "fuerte de la especie", o sea el hombre, ha visto también minimizada esta fortaleza, por la falta de amor que recibe; ya que la mujer en el papel pasivo que ha decidido (por cultura y religiosidad) desempeñar, exige ser mantenida, no sólo a ella sino a todos "los hijos que Dios le envíe", o los que su necesidad de dependencia y compañía (para satisfacción del instinto maternal) le requiera.

Con respecto a las emociones, sólo recordaremos una frase, ya trillada (por fortuna): "LOS HOMBRES NO LLORAN". Como parte de su pesada carga, los sentimientos no se deben de mostrar pues ésta demostración de sensibilidad los hace vulnerables, prefiriendo esconderse en una amplia coraza, donde todo queda fuera… hasta el amor.

La autoestima en el hombre, surge igualmente de la necesidad de existir.

A lo largo de la historia, el hombre ha tomado un papel primordial, negándose a sí mismo la posibilidad de compartir labores, de recargarse en su compañera y de sacar su parte sensible.

La lucha de poder ha llegado hasta la alcoba matrimonial en la cual se busca casi siempre un ganador, dejando de lado la ternura y la entrega. La falta de amor en las raíces hace su juego, exigiéndose e incapacitándose mutuamente para dar.

El poder económico, la independencia, la fuerza y el poder de decisión, han ido de la mano del hombre; que en su propio afán de autoafirmación, ha tratado de arrancar a la vida lo que cree que le corresponde; para llenar los huecos de su propia existencia: Vacíos existenciales que le han dejado la falta de amor.

Las religiones monoteístas -como ya mencionamos- han ayudado a que el hombre reafirme su posición ante el universo, sin recordar que …no hay padre sin madre, y que de la madre, nace el hijo, para formar una trinidad en armonía. Y así, la pseudo-superioridad del hombre, lo ha llevado a cargar en su propia espalda el fruto de su represión, el peso de su "superioridad" y la falta de amor a sí mismo.

Las neurosis, la fatiga, la depresión, la soledad, el estrés, la caída del pelo, las crisis nerviosas, las adicciones, la promiscuidad, la apatía, las enfermedades psicosomáticas (como el infarto entre otras) y el suicidio, como último recurso, entran en su propio bagage, debido a la represión de su propio ser, tan vulnerable como cualquier ser humano necesitado de amor, de reconocimiento, valoración y compañía.

Por su parte, la mujer en un rol hasta cierto punto cómodo, se ha negado a abandonar su zona de confort, negando su participación activa en el desarrollo y progreso de su propio ser.

Ha esperado de manera pasiva que "ellos cambien"; permitiendo la conducción de su destino, negándose a sí misma por sus patrones mentales de poca valía, reafirmando una y otra vez, su falta de autoestima y frenando su herramienta primordial que es su propio pensamiento; dependiendo de otras voluntades, por sus necesidades insatisfechas desde su infancia, para existir.

A su vez, la falta de autoestima del hombre, hace que fomente este estado de dependencia y miedo en la mujer, por temor a perder el "control" en el objeto de su deseo, con un falso sentimiento de amor llamado 'necesidad', ya que éste necesita la atención y el cuidado que su madre no le dio. 

La mujer, por su parte, necesita el cuidado y la protección que su padre se negó a darle, creando así la relación afín a la falta de amor que ambos tuvieron en su niñez y basando su amor en la necesidad y en la carencia.

¿CÓMO SABER SI ME FALTA AUTOESTIMA?

La carencia de autoestima genera reacciones a todos los niveles, tanto físicos, como metafísicos, o sea que unos se ven y otros no, pero aún cuando no los vemos como los pensamientos y las emociones, están ahí permanentemente atrayendo, a manera de imanes, lo que llevamos dentro, por ejemplo:

  • Nivel Corporal: Se identifica con hombros caídos, andar con pies de plomo, espalda encorvada (como si cargara al mundo), cabeza baja, glúteos hacia adentro, falta de movilidad en el cuerpo, pies encontrados, obesidad, gordura, delgadez extrema, llegando a la anorexia y la bulimia (la autoestima juega un papel importantísimo en este tipo de casos, llegando a causar una patología, debido a la distorsión que tiene la mente de la propia imagen y del autoconcepto), mirada evasiva, timidez (me siento fea/o, tonta/o, sucia/o etc.), sudoración excesiva y tartamudeo, entre otras.

  • Nivel Mental: Evasión de la realidad, pensamientos negativos sin control (generalmente dirigidos hacia sí mismo), envidia, crítica, juicio basado en las emociones negativas no en el raciocinio (capacidad de pensar), falta de concentración.

  • Actitudes: Prepotencia, autoritarismo, egocentrismo, autodestrucción (como beber en exceso, drogarse, comprar demasiado, fumar en exceso, manejar con exceso de velocidad, riesgos innecesarios, sabotajes, etc.)

  • Nivel Emocional: Miedo, angustia, desesperación, ansiedad, depresión, tristeza, melancolía, coraje, resentimientos, sentimientos de ser víctima de las circunstancias, odio al entorno y hacia sí mismo, falta de carácter, incapacidad para pedir o pedir demasiado para llenar carencias, sentimientos de "no merezco", incapacidad para comunicar y poner límites, ya que el miedo a no ser aceptados después de hacerlo, impide la comunicación efectiva.

  • Nivel Físico: Somatizaciones de todo tipo (enfermedades de origen emocional que pasan por la mente a través del pensamiento y se manifiestan a nivel corporal). Como por ejemplo, dolores de cabeza, palpitaciones, lagunas mentales, artritis, colitis, gastritis, catarros, dolores de garganta y cuerpo en gral. alergias, etc.

Como podemos observar, el respeto a sí mismo y la autoestima, juegan un papel de suma importancia en la vida de hombres y mujeres por igual, y no es que el hecho de no tenerla nos vaya a llevar al suicidio inminente, de hecho el 80% de los seres humanos no sabemos o no nos damos cuenta del nivel que tenemos de autoestima, simplemente vamos dando tumbos por la vida sin saber qué nos pasa, responsabilizando al exterior de nuestras desgracias, llenando de bienes materiales nuestra vida en un loco afán de adquirir seguridad, saltando de pareja en pareja, porque "nadie nos llena", invalidando al prójimo, como si sólo nosotros tuviéramos la "verdad absoluta", comprando amor, caricias, llenando nuestros clósets con ropas que tal vez jamás nos pondremos, llenando de títulos nuestras paredes para sentirnos "alguien"; llenos de desamor, de dudas, de infelicidad, de autocompasión... O lo que es igual, vamos como títeres esperando ser movidos por las circunstancias de la vida acercándonos al fracaso y a la soledad a pasos agigantados.

Y en fin, la posesión de autoestima no nos hace infalibles, ni inmunes a los errores, ni a las emociones, ya que somos seres humanos en un constante crecimiento y desarrollo evolutivo.

La obtención de autoestima, no garantiza la infalibilidad, pero sí garantiza una mejor calidad de vida, mejores relaciones personales y mejor comunicación ya que es una herramienta inapreciable para enfrentar los errores y las circunstancias adversas, pues dejamos de sentir la realidad como una enemiga y somos libres para aplicar todo nuestro poder intelectual y emocional alejando una de las consecuencias más desastrosas de una autoestima baja, defectuosa y deficiente, que es la obstaculización del derecho que todos poseemos como seres humanos, hijos del mismo creador; a la felicidad, a la abundancia, a la salud, a la armonía, a la efectividad del uso correcto de nuestro potencial humano que es el raciocinio, la razón y el pensamiento para beneficio de nuestra propia inteligencia, y por sobre todas las cosas al amor.

"Si yo me amo todos me aman y desato la abundancia del universo".

Usemos esta herramienta, infalible en Pro de nuestra propia vida y salgamos amándonos de estos patrones nocivos.

Psic. Laura Morán

En el próximo artículo revisaremos los patrones nocivos de conducta por un deficiente amor propio y haremos un ejercicio para conocer más a fondo tu experiencia personal. ¡Tus comentarios son muy valiosos!