Serluna

Switch to desktop Register Login

Punto G

Por Micaela

 

La semana pasada estaba en una reunión de ex-compañeras de la maestría y como suele suceder en éste tipo de reuniones, la plática iba de la pareja, al amor, al sexo; de pronto, alguien dijo ¿ustedes conocen sobre el punto G?

Así que de la polémica surgida en la reunión, tomé la decisión de platicar con ustedes sobre el punto G.


Para empezar podría afirmar que toda la información que existe sobre esto, las reacciones suscitadas, los mitos destruidos... Han venido a significar una especie de revolución, en lo que a información sexual se ha dado a conocer durante los últimos 20 años del siglo pasado.

¿Qué es exactamente el punto G ?

Veamos:
Dentro de la vagina existe un sitio extremadamente sensible. Se sabe que al tener relaciones sexuales y ejercer una presión localizada y fuerte en el punto, se pueden producir uno o más orgasmos.

El punto G se localiza a unos cinco centímetros de la entrada vaginal, en la pared anterior, es decir a la mitad del cuello del útero y en la parte posterior del hueso del pubis. Se encuentra próximo a la vejiga y a la uretra. Su forma al tocarlo con el dedo es como de una alubia pequeña, al ser estimulado puede crecer y después producirse el orgasmo. Debemos entender que hay unos puntos G más grandes que otros, lo que no tiene ninguna implicación en la respuesta que se obtenga al ser estimulados.

¿ Cómo localizar el punto G?

Tips: Una primera forma de encontrar el punto G puede ser sentada. Sin embargo, debido a su cercanía con la vejiga y la uretra, en muchas ocasiones al ser estimulado el punto genera una sensación urgente de orinar sin que esto sea real. Desafortunadamente, muchas mujeres confunden las sensaciones que les produce el estímulo de este punto y la mayor parte de las veces piensan que necesitan orinar; al creerlo reprimen sus sensaciones y se pierden de experimentar algo muy placentero. Sugiero por ello, que se sienten en el excusado, orinen y posteriormente se dediquen a buscar el punto. Exploren la pared superior frontal de la vagina presionando hacia arriba. Es seguro que si encuentran el punto, al estimularlo éste crecerá, y lo notarán bajo los dedos.

Otra forma que puede resultar adecuada para localizar el punto G es tenderse boca abajo con las piernas separadas y las caderas ligeramente levantadas, la pareja entonces con la palma hacia abajo, debe introducir dos dedos y explorar la pared anterior que es la que está cerca de la cama; la mujer debe mover la pelvis para encontrar más fácilmente el punto G lo cual conseguirá ejerciendo presión contra la pared posterior del hueso del pubis al fondo de la vagina, justo donde se da la unión con el cuello del útero.

Una tercera forma que favorece la localización es aquella en la que el hombre, tendido hacia arriba, promueve que la mujer se siente sobre su miembro erecto, lo introduzca en la vagina y suba y baje; lo más seguro es que entre en contacto con el punto G y si tenemos suerte en la localización se producirán uno o varios orgasmos.

OJO- Piensen que cualquiera de estas posiciones requiere de varios intentos para conseguir el placer máximo, por lo tanto, se necesita ejercitar  la paciencia.

La mayoría de las mujeres, al localizar y estimular adecuadamente éste punto tienen varios orgasmos, incluso, -ABRAN BIEN LOS OJOS- en ocasiones puede suceder que tengan una eyaculación parecida a la del hombre, cuya emisión de líquido es incoloro e inodoro (esto por si solo será tema de otro artículo).

El funcionamiento del punto G depende en gran parte del estado en el que se encuentren los músculos que lo rodean, principalmente el músculo pubococcígeo, que se encuentra ubicado más o menos a tres centímetros por debajo de la piel y va desde el hueso del pubis en la parte anterior hasta el coxis en la parte posterior.

Es sabido que muchas mujeres presentan dificultades para localizar el punto G, incluso al intentar con alguna de las sugerencias ya mencionadas. Para ello les puedo decir que se recomienda practicar el coito en la posición de "perrito". Se ha comprobado que es la más adecuada para ésta localización.

¿Cómo saber que ya han localizado el lugar?

Pues miren, tendrán sensaciones muy placenteras que antes no habían experimentado, pueden incluso tener un orgasmo mucho más fácilmente o varios; y lo mejor de todo: empezarán a disfrutar su sexualidad de una manera más intensa.

Si tienen alguna duda comuníquense, éste tema da para mucho. Incluso podemos hablar del punto G en el hombre. ¡Sí, como lo leen! En el hombre existe un punto G. Pero ojo, tema de otro artículo. Hasta la vista.

Micaela