Serluna

Switch to desktop Register Login

La almohada vacía

Por: Psic. Gabriela Díaz Urbina

Hoy, termina un largo día y después de una noche, maravillosa con tu amado hombre, llegas a tu casa ya sea que vives sola o con tu familia, entras a tu habitación y sabes que al llegar a tu cama, lo único que encuentras….es una almohada vacía.
Sigo sin poder darte una respuesta concisa del por qué las mujeres se relacionan con hombres casados, ellas piensan una cosa, ellos otra, no hay un punto de vista en el que podamos ponernos de acuerdo.

En algo sí hay consistencia, en que este tipo de relaciones da sufrimiento y aunque pareciera que sabemos sufrir, yo creo que no; considero que nadie está acostumbrado a estar mal, a deprimirse, a sufrir y a llorar cuando llega a casa porque la almohada de al lado esta vacía.

Admiro a las mujeres que saben ser amantes, que logran tener esta posición y que la aceptan. Sin embargo no entiendo, considero que nunca debes hacer algo que no quieres que te hagan ya que, como todo lo que hacemos tiene una consecuencia,  la vida tarde o temprano nos presenta una factura cobrando con creces todas nuestras acciones buenas o malas.

El amor por sí mismo no creo que sea malo, todo lo contrario es la mejor experiencia que puede existir; el problema que encuentro es que muchas  mujeres encuentran y depositan su amor en las personas no adecuadas que solo buscan su satisfacción.

También hay mujeres para quienes la almohada vacía es la más entrañable compañía porque se amolda a sus necesidades incluso pueden abrazarla con un gran regalo extra, no roncan, ni le cambian al control remoto como locos. La almohada vacía es el premio a su independencia y a su tenacidad, a poder tener la oportunidad de disfrutarse y de saberse independiente, plenas y contentas, buscando satisfacer sus prioridades y deseos.

Los hombres nos están buscando, pero no nos pueden ver, porque quizá ni siquiera sabías realmente que querías un hombre a tu lado y hoy es un buen momento de sentarte y escribir todas tus necesidades, deseos y prioridades, disgustos, desarmonías, puedes hacerlo, date la oportunidad de ayudarte a descubrir que la felicidad es un estado mental que tú puedes crear a partir de lo que piensas.

Puedes hacerlo, conozco a mujeres que cuando identifican lo que quieren en la vida, comienzan a lograrlo.

A mi consulta privada, llegan muchas mujeres que nunca han sabido lo que quieren, que han llevado una vida intentando cubrir las expectativas de las personas que las rodean nunca las de ellas mismas.

Ya basta, es hora de saber qué DESEAS, QUIERES Y NECESITAS, lo que te haga feliz y permite ser feliz a todos los que te rodean.
Por ello la importancia de reconocer que necesitamos de un terapeuta, que nos ayude a conocer nuestras deficiencias, nuestras cualidades, virtudes y busquemos ser feliz, ya que para eso venimos a este mundo, si requieres asesoría para encontrar un terapeuta en la Ciudad de México, escríbeme a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  o visita el sitio www.espazios.com.mx

Psic. Gabriela Díaz Urbina