Serluna

Switch to desktop Register Login

Codependencia Parte 1

Por Robert Burney
Colaboración de: Pilar Nieto Gigirey


Existen una variedad de formas para describir la condición de codependencia. Aquí se describen algunas:

La Codependencia es, en su centro, una relación disfuncional con el ser. No sabemos cómo Amarnos en formas saludables, porque nuestros padres no sabían como Amarse a sí mismos. Fuimos educados en sociedades basadas en la vergüenza, que nos enseñaron que hay algo malo en el ser humano.

Los mensajes que obtuvimos generalmente incluían que había algo malo: en cometer errores; en no ser perfectos; en ser sexuales; en ser emocionales; en ser demasiado gordos, o demasiado flacos, o altos, o muy bajos, o muy lo que sea.

Como niños se nos enseñó a determinar nuestro valor en comparación con los otros. Si éramos más listos que, más guapos que, teníamos mejores notas que, éramos más rápidos que, etc., entonces éramos validados y obtuvimos el mensaje de que éramos dignos y valiosos.

En una sociedad codependiente todos tienen que tener a alguien a quien ver hacia abajo, con el fin de sentirse bien consigo mismos. Y, a la inversa, siempre hay alguien con quien compararnos que nos hace sentir que no somos lo suficientemente buenos.

La Codependencia podría: ser llamada más acertadamente dependencia externa o hacia fuera. Esta condición de codependencia tiene que ver con entregar el poder de nuestra autoestima a fuentes, agencias o manifestaciones externas. Se nos enseñó a ver hacia fuera de nuestros seres, a la gente, lugares y cosas - al dinero, la propiedad y el prestigio, para determinar si valemos.

Esto nos hace poner dioses falsos ante nosotros. Hacemos del dinero, o del logro, o de la popularidad, o las posesiones materiales, o del matrimonio "correcto", el poder superior que determina si tenemos valía.

Obtenemos nuestra autodefinición y nuestra autovalía de manifestaciones externas, por lo que la apariencia, o el talento, o la inteligencia se convierten en el poder superior que buscamos para determinar si valemos. Todas las condiciones externas son temporales y podrían cambiar en un momento. Si hacemos de una condición temporal nuestro poder superior, nos estamos situando como una víctima y en ciega devoción a ese poder superior proseguimos, generalmente hacemos víctima a otras personas en nuestra forma de probar que somos valiosos.

(Yo creo que todos somos UNO. Que todos tenemos igual valor como Seres Espirituales, como hijos e hijas de Dios-Fuerza, Diosa-Energía, Gran Espíritu, no debido a ninguna manifestación o condición externa.)

La Codependencia es: una forma viciosa particular del síndrome del estrés retardado. En lugar de ser traumatizados en un país extraño, en contra de un enemigo identificado durante una guerra, como lo están los soldados que tienen estrés retardado, somos traumatizados en nuestros santuarios por las personas que más amamos. En lugar de haber experimentado ese trauma durante un año o dos como un soldado, lo experimentamos en bases diarias durante 16, 17 o 18 años. Un soldado tiene que desconectarse emocionalmente con el fin de sobrevivir en una zona de guerra. Nosotros tuvimos que desconectarnos emocionalmente porque estuvimos rodeados por adultos que eran lisiados emocionales de uno u otro tipo.

La Codependencia es: un sistema de defensa emocional y de comportamiento disfuncional. Cuando una sociedad es emocionalmente deshonesta, las personas de esa sociedad son empujadas a ser emocionalmente disfuncionales. En esta sociedad, ser emocional es descrito como desmoronarse, perderse, romperse en pedazos, etc. (Otras culturas son más permisivas para ser emocionales, pero entonces las emociones son generalmente expresadas en formas que están fuera de equilibrio, hasta el extremo de dejar que las emociones controlen. La meta es el equilibrio entre lo emocional y lo mental, entre lo intuitivo y lo racional.)

Tradicionalmente en esta sociedad, se le ha enseñado al hombre que la ira es la única emoción aceptable para que un hombre la exprese, mientras que a la mujer se le enseña que no es aceptable para ellas estar enojadas. Si no está bien adueñarnos de todas nuestras emociones, entonces no podemos saber quienes somos como seres emocionales. [También tradicionalmente, a las mujeres se les enseña a ser codependientes, a establecer su autodefinición (incluyendo sus nombres) y su autovalor, de sus relaciones con el hombre, mientras que al hombre se le enseña a ser codependiente en su trabajo, carrera y habilidad para producir y desde su supuesta superioridad sobre la mujer.]

La Codependencia es: una enfermedad en la que se pierde al ser. Si no somos validados y afirmados por quienes somos en la niñez, entonces no creemos que seamos valiosos o dignos de ser amados. Generalmente somos validados y afirmados por un padre y menospreciados por el otro. Cuando el padre que es "amoroso" no nos protege, o no se protege, del padre que es abusivo, es una traición que produce una baja autoestima, porque la afirmación que recibimos fue invalidada justo en nuestra propia casa. Y ser afirmado por ser quienes somos es muy distinto a ser afirmados por lo que nuestros padres querían que fuéramos, si ellos no podían verse a sí mismos claramente, entonces con certeza no podían vernos claramente a nosotros. Con el fin de sobrevivir, el niño adaptará cualquier comportamiento que funcione mejor, que le ayude a satisfacer sus necesidades de supervivencia. Crecemos entonces como adultos que no se conocen y siguen bailando la danza que aprendieron como niños. Una relación disfuncional es aquella que no funciona para hacernos felices.

La Codependencia es tener una relación disfuncional con el ser. Con nuestros propios cuerpos, mentes, emociones y espíritus. Con nuestro propio género y sexualidad. Con el hecho de que somos humanos. 

Debido a que tenemos relaciones disfuncionales internamente, tenemos relaciones disfuncionales externamente.
Tratamos de llenar el hueco que sentimos dentro de nuestro ser con algo o alguien fuera de nosotros, esto no funciona.

Codependencia Definida

 

¡La Codependencia es tener relaciones disfuncionales con el ser!
Con nuestros propios cuerpos, mentes, emociones y espíritus.
Con nuestro propio género y sexualidad.
Con nuestra humanidad.
Debido a que tenemos relaciones disfuncionales internamente, tenemos relaciones disfuncionales externamente. "De hecho el término "Codependencia" es inadecuado y es un término de alguna forma engañoso para el fenómeno que describo. Un término más adecuado sería algo como dependencia externa o dependencia hacia fuera."

"El punto que estoy planteando es que nuestra comprensión de la Codependencia ha evolucionado hasta darnos cuenta que no solo tiene que ver con algunas familias disfuncionales, sino que nuestros mismos modelos, nuestros prototipos, son disfuncionales. Nuestros conceptos culturales tradicionales de lo que es el hombre, de lo que es la mujer, están torcidos, distorsionados, son estereotipos casi cómicamente exagerados de lo que es realmente lo masculino y lo femenino."

"La Codependencia tiene que ver con los aspectos medulares del dilema humano. La Codependencia ha crecido desde la causa de la surgen todos los síntomas. Esa causa es una enfermedad Espiritual. No ser capaz de estar en equilibrio, en armonía con el universo. Todas las otras enfermedades, físicas, emocionales, mentales, surgen o son causa de una enfermedad Espiritual. ¡La condición humana es un síntoma! ¡La naturaleza humana, como la comprendemos, es un síntoma! La condición humana no es el resultado de los defectos en la naturaleza humana. Ambos son efectos. La condición de Codependencia, que como dije podría ser descrita más acertadamente como una dependencia hacia lo externo, ¡es la condición humana como la hemos heredado!"

 

Una Definición de Codependencia

La Codependencia es una enfermedad primaria, progresiva, crónica, fatal y tratable, que se origina al ser educados en un ambiente emocionalmente deshonesto y Espiritualmente hostil. El ambiente primario es el sistema familiar, que es parte de una sociedad más grande deshonesta y disfuncional, que a su vez forma parte de una civilización que está basada en falsas creencias sobre la naturaleza y el propósito del ser humano.

La Codependencia se caracteriza por la dependencia en fuentes externas para conseguir valor propio y autodefinición. Esta dependencia hacia lo externo, combinada con heridas emocionales no sanadas de la niñez, que se reactivan cuando se aprieta algún "botón" emocional, provocan que el Codependiente viva la vida en reacción, entregando el poder de su autoestima a fuentes externas.

"Tradicionalmente en esta sociedad, se le ha enseñado a las mujeres a ser codependientes, a obtener su poder y autovaloración, de sus relaciones con los hombres, mientras que a los hombres se les ha enseñado a ser codependientes de su éxito, carrera o trabajo. Esto ha cambiado un poco en los últimos veinte o treinta años, pero todavía es parte de la razón por la que las mujeres tienen una mayor tendencia a vender sus almas en las relaciones que los hombres. La Codependencia no es más que entregarle nuestro poder a influencias externas sobre nuestra autoestima. Todo lo que está fuera del "ser", ya sean personas, lugares o cosas o nuestra propia apariencia externa, tienen que ver con el fortalecimiento del ego, no con el valor propio. Todos tenemos un valor Divino igual, porque somos seres Espirituales trascendentes que son parte de la UNICIDAD que es el Gran Espíritu o la Fuerza de Dios, no por alguna cosa fuera de nosotros." (De la Columna "Relaciones y Día de San Valentín" por Robert Burney)

"La Codependencia y la interdependencia son dos dinámicas muy diferentes. La Codependencia tiene que ver con entregar el poder de nuestra autoestima. Obtener nuestra autodefinición y autovalía de fuentes externas es disfuncional, porque le entregamos el poder sobre cómo nos sentimos, a las personas y las fuerzas que no podemos controlar. Cada vez que le entregamos el poder de nuestra autoestima a algo fuera de nosotros, estamos convirtiendo a esa persona o cosa en nuestro poder superior. Estamos adorando dioses falsos. Si mi autoestima está basada en personas, lugares y cosas; dinero, propiedades y prestigio; apariencia, talento, inteligencia; entonces estoy programado para ser una víctima. Las personas no harán siempre lo que yo espero de ellas; las propiedades pueden ser destruidas por un terremoto, una inundación o fuego; el dinero puede desaparecer en el mercado de valores o en una mala inversión; la apariencia cambia conforme envejecemos. Todo cambia. Todas las condiciones externas son temporales." (De la Columna "Codependencia e Interdependencia" por Robert Burney)

"Esta danza de Codependencia es una danza de relaciones disfuncionales - de relaciones que no funcionan para satisfacer nuestras necesidades. Esto no solo tiene que ver con relaciones románticas o relaciones familiares, ni con relaciones humanas en general. El hecho de que la disfunción exista en nuestras relaciones románticas, familiares y humanas, es un síntoma de la disfunción que existe en nuestra relación con la vida, con ser un humano. Es un síntoma de la disfunción que existe en nuestra relación con nosotros mismos como seres humanos."

"La danza que aprendemos como niños, la represión y la distorsión de nuestro proceso emocional, en reacción a las actitudes y patrones de comportamiento que adoptamos para sobrevivir en un ambiente emocionalmente represivo y Espiritualmente hostil, es la danza que seguimos bailando como adultos. Somos empujados por energía emocional reprimida. Vivimos la vida en reacción a las heridas emocionales de la niñez. Seguimos intentando obtener la atención y el afecto sanos, el amor y el cuidado sanos, la validación, el respeto y la afirmación, que no obtuvimos como niños. Esta danza disfuncional es la Codependencia. Es el Síndrome del Niño Adulto. Es el son que han estado bailando los humanos durante miles de años. Ciclos viciosos y autoperpetuados de comportamiento autodestructivo."

"La forma como funciona el sistema de defensa emocional que es la Codependencia, es que continuamos repitiendo nuestros patrones con el fin de reforzar la creencia de que no es seguro confiar. No es seguro confiar en nosotros mismos o en este proceso que llamamos vida. La Codependencia hace esto para protegernos. Porque no fue seguro para nosotros confiar en nuestros propios sentimientos, sensaciones y percepciones, como niños nuestros egos decidieron que nunca era seguro confiar. La Codependencia es una sistema de defensa emocional y de comportamiento, que fue adoptado por nuestros egos con el fin de satisfacer nuestra necesidad de sobrevivir como niños. Como no teníamos herramientas para reprogramar a nuestros egos y curar nuestras heridas emocionales (nuestra aflicción culturalmente aprobada, nuestros ritos de entrenamiento e iniciación, los modelos sanos, etc.) el efecto es que como un adulto, seguimos reaccionando a la programación de nuestra infancia y no satisfacemos nuestras necesidades, nuestras necesidades emocionales, mentales, Espirituales o físicas. La Codependencia nos permite sobrevivir físicamente pero nos sentimos vacíos y muertos por dentro. La Codependencia es un sistema de defensa que nos hace herirnos a nosotros mismos.

Debido a las condiciones planetarias, el ego humano desarrolló una creencia en la separación - que fue lo que hizo posible la violencia y causó la condición humana como la heredamos. El reflejo de esa condición humana a nivel individual es la enfermedad de la Codependencia. La Codependencia es causada por el ego al ser traumatizado y programado en la temprana infancia, por lo que nuestras relaciones con nosotros mismos y con Dios son disfuncionales, esto es, no sirven para ayudarnos a acceder a la Verdad de la UNICIDAD y el Amor. Es a través de la curación de nuestra relación con nosotros mismos que abrimos nuestro canal interno y comenzamos a sintonizarnos dentro de la Verdad." (Parte 2, Continúa en La Codependencia como síndrome de estrés retardado)

 

Robert Burney, el autor de "Codependence: The Dance of Wounded Souls" ("Codependencia, la Danza de las Almas Heridas") es un maestro Espiritual, consejero de Codependencia y terapeuta de aflicción. Ha desarrollado un enfoque innovador y poderoso del aspecto emocional y la curación del niño interior, que lo ayudó a integrar el conocimiento intelectual y la Verdad Espiritual dentro de su relación emocional con la vida, en una forma que le permitió cambiar su experiencia de vida de un infierno de sufrimiento emocional, hacia una aventura que es emocionante y gozosa la mayor parte del tiempo.