Serluna

Switch to desktop Register Login

Las influencias de la Lunación en mujeres y hombres

Por E. Lukas Moeller

La lunación crea en el humano diversos estados anímicos. El hecho es realmente curioso pero resulta fácil encontrarlo en la vida de cada uno de nosotros,
resultando más destacado en las relaciones interpersonales.

Podemos decir que la influencia de la lunación en nosotros no es un hecho personal, sino un fenómeno que se manifiesta cuando se encuentran dos individuos.



El encuentro, descrito bajo el punto de vista astrológico, es decir, analizado como efecto de una o más constelaciones astrales, se considera siempre como un intercambio energético.

Los encuentros pueden ser de amor, de trabajo o simples coincidencias en el curso del día; toda ocasión que hace aproximarse a dos personas por primera vez queda coloreada por la determinada fase lunar. Podemos decir que el encuentro recibe su "sello específico".

La influencia de la lunación es totalmente independiente del signo zodiacal que domina el día del encuentro. (Pueden consultar tablas de lunaciones y sus interpretaciones n.del.ed.)

...He de puntualizar que las influencias de la lunación no pueden manipularse. No podemos esperar arreglar el destino diciéndonos que si el primer encuentro no ha sido satisfactorio, sólo el segundo que, quizá dentro de nuestro convencimiento, hacemos caer en una fase lunar favorable, será el verdadero, el auténtico... No se puede jugar con la Luna, ni intentar enredarla.

Sabemos, que bajo el punto de vista astrológico, los encuentros son siempre el resultado de constelaciones astrales; ahora debo añadir: la constelación no conduce automáticamente al encuentro, pero lo posibilita.

La predisposición momentánea el encuentro puede encontrarse presente en el horóscopo de las dos personas -o de varias personas- o bien, simplemente, empujar a un individuo a buscar el contacto, el encuentro con la otra u otras personas.

La fase lunar tiene siempre influencia en el intercambio de energía, marcando la relación durante el tiempo que persista.

Texto extraído de "El Influjo de la Luna sobre las Personas" 
escrito por E.Lukas Moeller 

Editorial de Vecchi