Serluna

Switch to desktop Register Login

Cristales y piedras lunares

 

La Luna ha sido venerada y relacionada con piedras sagradas especiales desde hace miles de años. Tradicionalmente, las piedras blancas se asocian a la Luna creciente y llena y las piedras negras u oscuras a las fases menguante y nueva. 

Ciertos cristales poseen una resonancia favorable a las energías sutiles y serenas de la Luna. Estos cristales le ayudan a sintonizar sus vibraciones con las de ella, induciendo de este modo sueños más definidos, un despertar clarividente, percepciones más intensas y entendimiento emocional. Algunos cristales lunares tienen un efecto equilibrador del ciclo menstrual, de los sueños y de las emociones.

CRISTALES LUNARES BRILLANTES

Durante las fases nueva a llena del ciclo lunar, se utilizarán piedras brillantes, blancas, transparentes o acuosas.

Celestita

En sus variedades blanca o azul, la celstita le ayudará a unirse con sus guías espirituales, a los seres de la luz que iluminarán su camino durante los sueños para que pueda recibir los regalos del espíritu.

Piedra de Luna

Conviene utilizar un cristal de piedra de Luna para equilibrar el ciclo hormonal, calmar cualquier emoción agitada, en especial motivada por asuntos familiares, e inducir sueños lúcidos.

Aguamarina

De color azul gélido, el aguamarina es un cristal perfecto para los sueños. Le pone en sintonía con los ritmos del mar y las profundidades de su espíritu para que puedas acceder a la sabiduría y guía divinas.

Piedras blancas redondas

Además de determinadas gemas o cristales, utiliza cualquier piedra redonda de color blanco para representar a la Luna llena o para intensificar tu conexión con ella.

Azurita

Conocida como la "piedra del Cielo", la azurita te ayudará a sintonizar tu mente con el mundo psíquico. Su color oscila entre el azul oscuro y el azul celeste, uno de los colores lunares.

Cuarzo Transparente

Un cristal que parece agua helada, el cuarzo transparente tiene una gran afinidad con la Luna y se utiliza para multiplicar y dirigir los rayos lunares en las ceremonias de curación o invocación.

Perla

En la Biblia se habla de las "perlas de la sabiduría". Las perlas son símbolos de la Luna porque se forman en el mar. Representan la pureza, la transparencia y la gracia y conviene utilizarlas para acrecentar esas cualidades. Cuando las perlas exhiben su brillo suave, quien las lleva tiene buena salud. Se utiliza esencia de flores nacaradas para equilibrar las hormonas y las emociones y para aumentar las confianza en la sabiduría interior.

CRISTALES PARA LA LUNA NUEVA

Las piedras negras, oscuras o veteadas se utilizan para representar esta fase del ciclo lunar. Es el momento para obtener sagacidad, buscar la sabiduría y prepararse para la nueva salida de la Luna.

Pedernal Sagrado

Un pedernal con un agujero puede proteger a quien lo lleva de los terrores nocturnos y del temor a formar de pensamiento negativas. Ensártalo con un hilo rojo y póntelo o llévalo encima siempre que lo necesites.

Azabache

El Azabache, un mineral de color negro intenso formado a partir de manera fosilizada, es el máximo símbolo de la Luna nueva. El azabache calma los cuerpos delicados, despeja la cabeza pesada y puede ayudar a sacar de la depresión o la melancolía.

Citrino

En realidad en cristal del Sol por su vibrante color ámbar, el citrino ha sido incluido aquí por su capacidad para evitar las pesadillas y los temores nocturnos. Reconforta y calma la mente y las emociones con el fin de que se sienta lo bastante tranquilo y relajado y tenga un buen sueño nocturno. El citrino ayuda a calmar a los niños para que se vuelvan a dormir cuando despiertan.

Piedras negras redondas

Las piedras redondas negras u oscuras también se han asociado tradicionalmente con la Luna nueva y se han utilizado durante esta fase. Cuídalas durante tus paseos por la orilla del río o por la playa y llévalas encima siempre que te sientas confuso o confusa o desorientado ya que traen iluminación.

El cuidado de los Cristales

Los cristales tienen la capacidad de atraer, guardar o dirigir la energía. Si sientes tu cristal pesado, lleno y sin brillo, sácalo a la intemperie una noche de Luna llena y déjalo durante cuatro días para que absorba algo de la Luna menguante. Así se librará del exceso de energías. 

Si sientes el cristal vacío y sin vida, ponlo a la intemperie durante la Luna nueva para devolverle la vitalidad.
Para averiguar lo que necesita tu cristal, siéntate con él tranquilamente y sentirás qué es lo que debes hacer.
Hay varias maneras de limpiar los cristales. La mejor es poner los cristales lunares bajo el agua del grifo y después, dejarlos secar a la luz de la Luna. También puede limpiar un cristal con humo de incienso o con una varilla ahumada, o puedes utilizar la visualización, soplando sobre las piedras mientras te imaginas eliminando lo negativo, o enterrarlas bajo tierra y dejarlas durante cuatro días.

TIPS:

  • Lleva tus cristales a los lagos o a la orilla del mar durante la Luna llena y límpialos con el agua.

  • Deja los cristales lunares a la intemperie durante tres días antes de la Luna llena para que vuelvan a tomar vigor de los poderes lunares.

Fuente: Sally Morningstar, "La sabiduría de la Luna"