Serluna

Switch to desktop Register Login

Artículos

Algunos remedios caseros


Por muchos años las familias han recurrido a los remedios caseros; estos han ido pasando de  generación en generación para aliviar desde un resfriado hasta una fuerte dolencia.

Aun en estos tiempos en que los médicos y científicos tienen la manera de curar o controlar casi todas las enfermedades, los remedios caseros siguen teniendo la misma popularidad de siempre. Tal vez por lo fácil que son de conseguirse o porque salen más baratos que una medicina en la farmacia, lo cierto es que pueden usarse prácticamente para todo, incluso para la belleza, por ejemplo la sábila, el romero y la albahaca, son buenísimos para combatir la caída del cabello; la linaza y la piña ayudan a perder peso y a activar el trabajo de intestinos flojos, además de atraer muchos otros beneficios para la salud.



Es importante saber que muchas veces tenemos la medicina al alcance de la mano y no la sabemos aprovechar, he aquí algunos tips que podemos utilizar sin salir de casa.
Los consejos caseros que aquí ofrecemos son simplemente una “guía” para ayudarte a solucionar de manera práctica algunos padecimientos que puedan afectar tu vida cotidiana, es decir te orientamos de una forma muy práctica y sencilla a atenuar cualquier malestar.
Esta sección de consejos caseros se sugiere ser utilizada con mucha responsabilidad y precaución por lo que está, en tus manos, el manejo adecuado de los consejos caseros ofrecidos. Es importante que tomes la decisión adecuada.

Recuerda que la opinión de un especialista es la más acertada para la cura de enfermedades y que el tener buenos hábitos alimenticios te ayuda a prevenir cualquier enfermedad.

Para el hogar:

Para limpiar el hogar hay muchos ingredientes de uso común que funcionan de forma practica y eficaz, por ejemplo: el bicarbonato de sodio disuelto en un litro de agua tibia es muy eficaz para limpiar el refrigerador, fregadero o el lavabo del baño y evitar los malos olores, para limpiar el horno basta rociarlo con agua mientras todavía esta caliente y añadir sal. Para limpiar joyería o cubiertos el bicarbonato con limón en un trapito y frotarla las hace quedar relucientes.

Para la piel:

Al momento de cuidar la piel, nada mejor que escoger opciones naturales. Existen, afortunadamente, una gran cantidad de hierbas para la piel, que te harán de maravillas y servirán para una gran cantidad de problemas que tengas en ella.

El tepezcohuite remedio ideal.
El Tepezcohuite o Tepescohuite es conocido tradicionalmente como “árbol de la piel”.
La corteza tostada del tepezcohuite fue usada por los mayas para el tratamiento de las lesiones cutáneas, y en esa región todavía sigue siendo empleada por su particular eficacia en el tratamiento de quemaduras. Sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, anestésicas y regenerativas de la epidermis le valieron el sobrenombre de ‘planta milagrosa’.
Debido a estas capacidades, el Tepezcohuite se ha utilizado mucho en la farmacología y en cosmética como un agente rejuvenecedor de la piel, mezclado con otros productos, como el ginseng, da una mayor eficacia en el tratamiento. Para este fin se han desarrollado productos como cremas, jabones, champús y lociones.

Una de las plantas para la piel es la manzanilla. Al tener un efecto calmante, ayuda para combatir las inflamaciones. También es una buena gestora de la regeneración celular e incluso para evitar inflamaciones en los ojos.

También lo es el ginseng, que tiene propiedades antioxidantes y colabora a energizar la piel agotada, estimulando la regeneración celular. Esta planta medicinal para la piel originaria de la China puede conseguirse en muchas herboristerías con facilidad.

Por supuesto, si hablamos de hierbas para la piel, hay que mencionar al té verde y al té negro. Ambos son ricos en antioxidantes y tienen propiedades que combaten las irritaciones. Actualmente, incluso, se está empleando en varios cosméticos.

La menta es, tal vez, una de las más empleadas plantas para la piel. Tiene cualidades astringentes y es un relajante natural. Puedes hacer compresas con ella e incluso lociones para aplicarte luego.