Serluna

Switch to desktop Register Login

¿Qué puede hacer el Ser por el Amor?

Por José Luis Villanueva

¿Qué puede hacer el Ser por el amor, si no es hacerse el gran favor de recibirlo? ¿Cómo puedes actuar para merecer aquello que no pide nada a cambio, aquello que por ser pleno en sí mismo se desborda? ¿Cómo deben comportarse, hombres y mujeres, para recibir aquello que no tiene precio?

'¡Cuán equivocado está el humano, cuán perdido en su búsqueda, cuánto se obliga para merecer! Quien ama en verdad, nada pide, sólo busca a quien amar y si algún favor puedes hacer a esa presencia, es abrir tu corazón y recibir. No mendigues pues, sólo toma… No pidas, sólo espera… y en "divina" coincidencia serás llenado en el instante del encuentro del amor y del alma que le ha añorado.

'Si tiempo atrás fuiste engañado, no engañes a los demás, no juegues los juegos del pasado. Para amar, no hay que pedir, basta ser llenado y el amor surge como resultado. Así pues, hoy abre tu corazón, llénalo y desbórdalo. Verás que nada tienes que pedir porque todo te ha sido dado. Deja pues de obligar a los demás y, en lugar de pedir, llénalos con aquello de que has sido llenado.

'Si indigno del amor te has imaginado, borra de tu mente dicha expresión, es que aún el amor no está presente, mas no es de ninguna manera por tu acción, no te has equivocado. ¿Dónde pues está tu error al no sentirte amado? No es culpa de nadie. Mas el momento ya llegó, quien en verdad ama sabe que lo esperabas y llegó, llegó en ti y en ti se vertió.

'Confía, como confías cada día al despedir el Sol, sabiendo que volverá al nuevo día. Así es el amor, llega y te inunda y de pronto se oculta, pues sólo así le reconoces, pues sólo así le distingues, pues sólo así te sorprende.

'¿Qué acto realizas para merecer cada día la luz y el calor del Sol? ¿Por qué insistes en merecer amor? ¿Por qué insistes en merecer aceptación? ¿Qué puedes tú hacer para recibir un don que no está supeditado al acto ni a tu razón? Descansa pues de tu lucha innecesaria, que no has de sacar amor de allí, donde aún no ha florecido. Acércate a la fuente sin pedir, y sin pedir permiso bebe de ahí y aprende a distinguir. No seas necio, tomo de donde hay… y si acaso ya tienes, sin darte cuenta, donde no hay, darás.

'Confía, no exijas. Allí, en tan compleja información radica tu cansancio… En la lucha de cada instante para merecer. Yo te invito para que tomes tu descanso y que tu acción sea esperar confiado.

'Difícil para el Ser vivir sin amor y aún más difícil es luchar por él. Sea pues tu trabajo en la paciencia y no en el esfuerzo para provocarlo. Porque éste como el viento y como el Sol, sólo en consciencia se puso en tu camino, sin tú ir a buscarlo.

'Descansa pues de tan azarosa tarea y en esa parte deja ya de lastimarte, que si amor no vives es porque no hay donde pretendes encontrarle. Al amor en sí nadie tiene que solicitarle. ¿Acaso pides al Sol que venga a alumbrarte?

'De por sí en este mundo se puede decir que es extraordinario encontrarte en tu camino a un ser que ame y eso en sí es una experiencia difícil. En el género humano hay mucha carencia en este tiempo, por el agobio que el ser experimenta al querer satisfacer, para en ello, merecer amor. No sé cómo se pueda calificar este tipo de "negocio", que el humano asume desde que es pequeño, ya que en su gran necesidad de afecto se obliga para satisfacer al insatisfecho y, por consecuencia, recibir un poco de afecto. Y creo que es un buen momento para detener ese juego, a través de entender que aquél que verdaderamente ama no pide nada a cambio.

'Eso no quiere decir que todavía haya tiempos, lapsos pequeños o largos, en los que no puedas experimentar tal dicha de saberte amado, pero no por ello caigas en el juego. Es más sabio ser paciente que jugar un absurdo juego de alguien o de algunos que te prometen dar algo que no tienen o que todavía no tienen. Quien promete, puedo estar casi seguro que es ignorante, pues el amor no se puede reservar para un día después. Quien promete que te va a amar, no sabe lo que está hablando. Quien te ama, es real. Quien promete cree que el amor lo puede adquirir o lo puede condicionar, en cambio, quien te está amando no lo puede evitar. Así pues que, mejor sé paciente y el amor llegará. Es más fácil que tú ames a que obligues a que te amen. Y hay muchas maneras de negociar ese amor, la infidelidad a ti es una de ellas, pues prefieres satisfacer a los demás en busca de afecto.

'Es más honesto decir "no tengo qué dar", que decir que no lo mereces. Es más simple entender que no tienen para darte, que imaginar que no lo mereces… y así como simple, es coherente. Abre las puertas y mira a tu alrededor, y no concentres tu atención en una sola fuente porque quizá ésa esté seca…

'Sé que ponemos hasta el último esfuerzo para que no quede por nosotros el no ser amados y no es por ahí, no es de aprenderse. Yo siento que el árbol no aprende a dar frutos, el árbol florece y los da. El hombre no aprende a amar, también florece y da frutos. Entonces ve al árbol florecido y come de sus frutos, no obligues a aquél que aún no los tiene, que no por obligarlo para ti florecerá.

José Luis