Serluna

Switch to desktop Register Login

Ser por Tener Conciencia

Por José Luis Villanueva


'Siente por un instante cómo tu dimensión se pierde y al perderse ésta, con ella toda tendencia, toda creencia, toda circunstancia. Siente lo que significa por un instante el ser sin conceptos, el ser sin calificativos, simplemente: "Ser por tener Conciencia". En un tiempo, cual guerrero te concebiste, fuerte y tenaz, para así conquistar la batalla de la vida en cada intento, en cada momento y en cada instante, para ti se convirtió en un reto. Sin embargo, puedes ver también la vida como el complemento necesario para en ella demostrarte y conocerte. Son dos alternativas y ambas posibles porque así El Padre lo ha permitido.

'Cuando observes en tu vida un conflicto que se muestre a través de las formas, en un instante cierra tus ojos, concéntrate en ti mismo y verás entonces que el conflicto no existe, que tú, más allá estás. ¿Por qué el meditante cierra sus ojos y contempla así en su interior lo que de es fuera de la forma? Porque es importante para el Ser concebirse primero, para después hacer, conociéndose a sí mismo, pues se conoce en el instante, no en el eterno, para conocerse en el tiempo.

'Sin embargo, cada día que estés, un poco más en ti mismo, podrás hacerlo; contemplando cuán dueño y señor eres del tiempo. Y de la misma manera, en un instante cerrarás tus ojos descubriendo así la no dependencia, conociéndola... hacia ella te encaminas, sabiendo que un día, sin cerrar tus ojos, conocerás tu interno y podrás observar bien en qué y a qué atiendes, en qué te involucras, de qué eres dueño. Será tu selección y en ello la selección del Padre, porque te habrás fundido en Conciencia en todo instante y sabrás así que nunca estarás distante de él.

'¿En qué medida vives lo que hoy te digo? Yo te digo que no estás consciente, quizá, pero lo vives. Cierra los ojos por un instante y en el breve tiempo transcurrido, al abrirlos verás distante todo aquello que antes te agobió. Será un olvido, habrá pasado y tú te habrás sostenido. Todo pasa, eres tú quien permanece. Todo cambia, eres tú quien es constante, eres tú quien no se cansa. En Esencia eres permanente. Eres lo que eres. ¿Qué te preocupa si eres eterno?

'¿Por qué no recuerdas? Porque no puedes vivir el recuerdo. El presente hoy te muestra, tenlo en conciencia, es hoy tu nueva experiencia que es necesaria para un que hacer en el ser y así integrar en tu alma el poder y la conciencia. Como eres hoy lo serás en el mañana. Disfruta lo que eres para que mañana no lo añores, no lo extrañes. Ama lo que eres, entiende lo que eres y acepta lo que eres.

'Mañana en el tiempo serás distinto, pues todo pasa. La forma que hoy te contiene también ha de pasar un día. Conócela plenamente, disfruta de ella, aprende de ella antes de dejarla ir. No te aferres a esa forma única, concíbete en todo cuanto ves y quizá hoy critiques, mas tu espíritu está esperando la experiencia y quizá aquello que hoy criticas sea lo que te corresponda la próxima vez, pues hasta haberla vivido no sabrás lo que significa, no entenderás hasta haberla sentido. Por ello disfruta tu elección para este tiempo, de ser lo que eres y de amar y respetar lo que todos son, mientras esperas tu futura opción.

'Así es el espíritu, tan seguro de sí mismo, tan pleno que jamás teme a la experiencia, cualquiera que ésta sea. Cada día eres diferente y cada día te muestra cuán dependiente o independiente eres, cuánto dependes de la aceptación de quienes te rodean. El que disfruta del destino no sufre por ello ni se preocupa, sabe de antemano que está marcado por el Dedo Divino.

'¿Qué experiencia vives hoy? La de ser amado, por eso contigo estoy, para que conozcas el sentido del amor. De aquel que te ama como eres o como piensas ser, de aquél que nada te pide, porque TODO tiene en éL, de aquél que te dice que confíes en tu propio quehacer, que bien está, que viene del Ser... Que todo es perfecto, lo entiendas o no. La confianza que te da saberte amado, sin ya no más luchar, sin ya no más reclamar, sin querer llegar porque has concebido que ya estás. Saber que eres amado en este instante, tal cual eres, ésa es la experiencia que ahora vives, aunque quizá todavía no la comprendas y sigas repitiendo lo que en el pasado ya viviste.

'Hoy ya es diferente. Eso es lo que necesitas, nada más, confirmarte, saberte amado. Quien se sabe amado, se sabe fuerte, quien se sabe aceptado no lucha por mostrarse diferente, tenlo presente. Sábete amado tal cual eres y hazte fuerte, que no te has equivocado. Todo cuanto viviste hasta hoy pertenece al pasado. Hoy ya eres diferente, en este día y en este instante has de nuevo comenzado. Aquél mundo con el cual luchabas son batallas del pasado. Deja todo, libérate de eso, pues mucho tiene el Padre para darte por caminos diferentes, en nuevos rostros, en nuevas manos, él ya tiene tus regalos. Deja aquello que te estorba que es pasado, hoy de nuevo te sabes por él y en él amado. ¿Qué te falta si todo tienes y en la vida te sostienes?

'Haz vivido en el agobio tratando de satisfacer los requerimientos de quienes te rodean.¿Por qué? Quizá porque también exiges de quien te rodea y en esa medida te has involucrado, en esa medida has pactado. Ya no pidas sólo acepta para que en esa medida acepten de ti. Sufres cuando eres impotente, cuando te exiges, cuando te exigen, cuando todo sale de tu control. ¿Y qué has hecho por ti mismo para darte la fuerza suficiente? ¿De qué o de quién te has llenado? ¿Con qué te has hecho fuerte para exigirte la fuerza que hoy no tienes? ¿O de qué se han llenado aquellos que hoy te exigen respuestas? ¿O de qué has llenado a quienes piden pruebas? ¿Qué les has dado si a ti mismo no te has llenado? ¿Qué te han dado si vacíos se encuentran?

'Ese es el mundo que hoy vives: La lucha, el agobio y la prisa. Esa es tu experiencia, mas no la eterna... Distinta es la venidera. ¿Cuánto tiempo tardarás en llenarte? Cuanto tiempo sea necesario, quizá esta vida misma. ¿Cuál es la prisa? ¿Quién tiene prisa? El Padre es eterno, y tú, en él, lo eres.

'Suavemente transita por el tiempo, sin agobio, con paciencia y llénate de fuerza. Ya no muestres lo que no eres, muéstrate honesto y que cada quien así lo haga. Amor y respeto es lo que hace falta. En la medida que pedimos, en la medida que exigimos, en esa medida es nuestra carencia. Más allá de la belleza física está la belleza del espíritu, belleza en todos igual. Hay una belleza eterna que no se pierde, que no se acaba, está presente a través de tu mirada. Quien mira a tus ojos puede contemplarla, no importa la edad, no envejece, es la belleza del alma. Así has de amar, así dejarás de luchar, cuando un día a todos sepas bellos y entre todos tú te encuentres.

José Luis