Serluna

Switch to desktop Register Login

Ámate a ti mismo: clase 05

El manejo de la SENSUALIDAD y la aceptación de ésta como tal

La sensualidad es una parte, que existe en el ser humano y que ha venido usando de manera inconsciente y condicionada, de acuerdo a la forma de vida que vivió durante su proceso formativo.
La sensualidad, en la parte física, se maneja con los sentidos y éstos le permiten al Ser conocer y compartir con todo lo que le rodea. Esto le hace posible que éste sea una parte del Todo y es a través de los sentidos como se comunica con su otra parte.
Hablar de los sentidos es hablar de la parte sensitiva del Ser, de la parte calificativa del Ser, de la parte experimental del Ser, de la parte que le enseña al Ser y de la parte selectiva del Ser, pues es con los sentidos con lo que el Ser comprende y capta.



Los seres humanos conocen el sentido de la vista, el olfato, el gusto, el tacto y el oído. En esta clase, la primera del manejo de los sentidos, se te pide que tomes conciencia que son ellos y a través de ellos como el Ser se produce a sí mismo placer, infelicidad, éxtasis, dolor, gusto o disgusto. Esta es una advertencia para que el Ser maneje sus sentidos con conciencia.
En la clase siguiente hablaremos de otros sentidos que existen en el Ser y en los cuales se puede conocer un poco más a sí mismo.

Hoy el ejercicio trata de que hagas una lista de los objetos, situaciones, y personas que te causan placer y otra lista de todo lo que te disguste, separándolas en dos grupos, utilizando los sentidos físicos anteriormente enunciados.

Esta semana será de observación, pues en ella está contenida la información acerca de cómo compartes este mundo. Durante siete días sabrás conscientemente que el mundo que te rodea lo conoces a través de los sentidos.

Hay que saber cómo calificas y de qué manera disfrutas de tu actual estadío y de cómo es tu relación con tu entorno. No es tiempo de que te dogmatices en lo que el humano conoce como experiencias “buenas” o “malas”, ya que lo que para algunos es bueno, para otros no. Entonces te darás cuenta de que el humano ha caído en calificar lo que no es ni bueno, ni malo; y más aún, que califica de acuerdo a su programación o a la programación que, aunque no le corresponda, ha hecho suya.

Hagan y escriban los resultados de este ejercicio pues son necesarios para el ejercicio siguiente.