Serluna

Switch to desktop Register Login

Ámate a ti mismo: clase 01

Primera Clase

Cómo bendecir al cuerpo. 

El ejercicio es el siguiente: Parados frente a un espejo, totalmente desnudos, hacer un reconocimiento de toda su parte externa e interna y le darán las gracias a cada parte de su cuerpo. No importando las características que hoy manifiestan. Las bendecirán y repetirán (sintiendo) las palabras del siguiente decreto:

 

"Yo, Ser Humano, bendigo mi manifestación y doy gracias al Padre porque a través de ella descubro lo grande que soy. La acepto con las características que hoy manifiesto para poder empezar desde hoy, a vivir la plenitud del Ser. Esto por consecuencia y por conciencia, hará que lleve mi cuerpo hacia la armonía y por supuesto que no es en contra de mí como lo lograré. Es por eso que hoy bendigo a mi Ser."

 

NOTA: Es muy importante que no repitas las palabras como perico, sino que te esfuerces en verdaderamente sentir lo que dices. Agradécele a cada parte de tu cuerpo el estar ahí, desde el pelo hasta los dedos de los pies, igual que a los órganos internos. Si ya no tienes alguno, agradécele igual. Quita la guerra contigo mismo para disfrutar de tu estancia en este planeta. 

Para empezar a disfrutar de nuestra estancia hay que aceptar nuestro Ser y reconocerlo. Así es como nos reconocemos uno con el Padre. Ahora lo que vamos a negar son las plasmaciones y adherencias que nos hemos impuesto (ideas y patrones que hasta este momento nos habían regido). 

Haz énfasis en aceptar las características sexuales que hoy manifiestas, aceptando así el espíritu de generación, ya que el espíritu se manifiesta en su forma con características masculinas y femeninas, sin importar cual sea la actual. Puede disfrutar y proyectar su grandeza en cualquiera de las dos.

 

Hacer este ejercicio todos los días, durante siete días mínimo.

Nos interesa tu opinión, escríbenos a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.