Serluna

Switch to desktop Register Login

La quietud de tu mente

THE DAILY GURU


Cuando la mente se mantiene libre de preocupaciones, se aquieta.

El tiempo está en la mente, el espacio está en la mente. La ley de causa y efecto también es una forma de pensar. En realidad, todo está aquí y ahora y todo es un todo. La multiplicidad y la diversidad sólo se encuentran en la mente.

La mente ansía fórmulas y definiciones, siempre ávida de comprimir la realidad en un esquema verbal.

Lo único que necesitas es tener la mente quieta. Todo lo demás sucederá correctamente, una vez que tranquilices tu mente. Así como el sol al levantarse pone al mundo en actividad, así la Conciencia del Ser obra cambios en la mente. A la luz de la conciencia del ser, tranquila e ininterrumpida, las energías internas se despiertan y obran milagros sin el menor esfuerzo de tu parte. La mente encubre la realidad sin saberlo. Para conocer la naturaleza de la mente, necesitas inteligencia, la capacidad de observar la mente con una conciencia silenciosa y desapasionada.

La Conciencia siempre está allí. No necesita que uno esté consciente de ella. Abre las cortinas de la mente y ésta se verá inundada de luz.

No hay nada que practicar. Para conocerte a ti mismo, sé tú mismo. Para ser tú mismo, deja de imaginar que eres así o asado. Simplemente sé. Deja que surja tu verdadera naturaleza. No distraigas tu mente con una búsqueda.

Observa tu mente desapasionadamente; eso basta para tranquilizarla. Cuando se quede quieta, podrás ir más allá de ella. No la mantengas ocupada todo el tiempo. Deténla - y simplemente sé. Si la dejas descansar, se pondrá en paz y recuperará su pureza y su fortaleza. Si está pensando constantemente se deteriora. Lo inmutable sólo se puede conscientizar en silencio. Una vez conscientizado, afectará profundamente a lo mutable, permaneciendo por sí mismo sin afectarse.

Esta actitud de observación silenciosa es el fundamento mismo del yoga. Observas el cuadro, pero no eres el cuadro.

Para localizar una cosa necesitas del espacio, para situar un evento necesitas del tiempo; pero lo intemporal y lo inespacial desafía todo intento de manejarlo. Hace que todo sea perceptible, pero en sí mismo está fuera de toda percepción. La mente no puede conocer lo que está más allá de la mente, pero la mente es conocida por aquello que está más allá de ella.

Tú no estás en el cuerpo, ¡el cuerpo está en ti! La mente está en ti. Ellos te suceden. Ellos están allí porque los encuentras interesantes.

Pon a trabajar tu conciencia, no tu mente. La mente no es el instrumento correcto para esta tarea. Lo intemporal sólo puede ser alcanzado por lo intemporal. Tu cuerpo y tu mente nacen sujetos al tiempo; sólo la conciencia es intemporal, aún en el ahora.

THE DAILY GURU
Gracias a Patricia Haas