Serluna

Switch to desktop Register Login

Reflexiones de Seth

 

Se puede decir que el cuerpo material ha sido elegido de antemano por el cuerpo sutil y que es impreso por el mismo. La conciencia de este cuerpo material viene dada por la propia del cuerpo sutil...

En términos coloquiales diremos que hay un cuerpo sutil organizador y director quien crea toda nuestra estructura del cuerpo físico y que perdura después de la muerte. Cuerpo sutil constituido por propiedades electromagnéticas y cualidades de sonido y luz interno.

La mente consciente dirige el estado del cuerpo en la vida, pero la idea patrón mental del cuerpo existe antes de la conexión de la mente consciente con el cerebro físico.

No es casualidad que los genes y cromosomas alberguen toda la información codificada que se necesita. Esta información se graba desde el interior, desde la identidad que existe antes que la forma física, es decir que existe en otra dimensión y desde la misma plasma en la realidad física la semilla de la cual surgirá la propia existencia material. Por tanto el Ser Interior da forma a la estructura corporal que da lugar a lo que vemos como cuerpo físico. Así, entonces, la conciencia no depende de la percepción física, aunque ésta sí requiera una conciencia de orden material. Podemos decir que existe una conciencia, una mente y una voluntad de orden material; y una mente, conciencia y voluntad de orden Superior.

Se puede decir que el cuerpo material ha sido elegido de antemano por el cuerpo sutil y que es impreso por el mismo. La conciencia de este cuerpo material viene dada por la propia del cuerpo sutil. Se ha enseñado que apenas hay relación entre el pensamiento y la actividad del cuerpo. Hoy día se va comprendiendo que tal relación es muy importante. 

Todo lo anterior nos lleva a poner una especial atención en nuestros pensamientos pues son energía electromagnética que afecta al cuerpo físico.

Una creencia determinada afectará al sistema involuntario del organismo. Si tal creencia se refiere a una enfermedad, creará esa patología. La mente consciente dirige la llamada al sistema involuntario del cuerpo. NO a la inversa. Por tanto ninguna idea penetra en la conciencia para afectar al sistema involuntario, a menos que esté en consonancia con las creencias conscientes.
La reflexión a que esto nos lleva es la de revisar nuestras creencias, pues las mismas darán paso a la energía del pensamiento y esta energía afectará al estado de paz y armonía o dará paso a estados de ansiedad, estrés y confusión que acabarán minando nuestro organismo. Usos y costumbres alimentan de igual forma pensamientos que terminarán reflejándose en el cuerpo.
La búsqueda de la paz y el equilibrio, espíritu, mente y cuerpo, como se ve es una necesidad, pues van unidos e interconectados.

Trabajemos por esa mente sana y ese cuerpo sano.